ESCUELAS RANCHO POR ESCUELAS DIGNAS

El programa de "Escuelas Ranchos por Escuelas Dignas" fue dirigido por el Despacho de la Primera Dama, Vivian Fernández de Torrijos, y gestionado por la OEI, como un proyecto de Estado, al que nos sumamos como organización para promover un incremento en la calidad de vida de la gente y mejorar las condiciones físicas de las instalaciones escolares que son una vergüenza para un país como Panamá que aspira convertirse en un nación del Primer Mundo. La mayor satisfacción que tuvimos al contribuir en la erradicación de las escuelas ranchos es que devolvimos a los niños y niñas de las zonas rurales pobres del país la esperanza de un futuro mejor.

Al terminar con las columnas de palo, los techos de paja y los pisos de tierra por estructuras de cemento, tableros adecuados, sanitarios modernos y electricidad, acabamos con uno de los muros que refuerzan la ignorancia y contribuimos a darles a estos niños y niñas la posibilidad de recibir una enseñanza de calidad y un ambiente adecuado. Un programa que promueve la protección social, la inclusión de los menos favorecidos y mejora sustancialmente el acceso a servicios públicos y sociales es un enfoque necesario para los que menos tienen y luchan por tener mejores oportunidades para progresar.

En esta tarea por terminar con las Escuelas Ranchos que impulsó la organización se han sumaron empresas como Fortuna S.A, Cable & Wireless, MOVISTAR, CUSA, BBVA, ScotianBank, Grupo Motta, HSBC y, por supuesto, el Ministerio de Educación y el Fondo de Inversión Social como contraparte del sector público estatal.

Eliminando las Escuelas Ranchos y creando Escuelas Dignas damos un gran paso de muchos otros que hay que impulsar, promover y apoyar.